Es impensable que las empresas que quieren ser competitivas no estén presentes en Internet a través de una página web o simplemente a través de un anuncio. Pocas son, las que a estas alturas se mantienen al margen.

Hablábamos en una entrada anterior del número de usuarias y usuarios presentes en las redes sociales-más de 187 millones- conectas las 24 horas del día: se llevan en el bolsillo a través de los dispositivos móviles. Las empresas tomaron conciencia del inmenso mercado que tenían ante si pero no sólo por cantidad sino por la capacidad relacional de este entorno. Cambiaba también la forma de comunicarse con los clientes potenciales. Esa comunicación sería mucho más rica. Quien se sigue resistiendo a ellas, está en desventaja competitiva pero, en una gran desventaja.

La irrupción de las redes sociales supuso mucho más que estar en internet: si con una página web las empresas difunden su imagen corporativa, o informan sobre lo que hacen o los servicios que prestan, en este entorno 2.0 se dirigen al público con el que interactúan de manera directa, sin intermediarios. Las marcas se dieron cuenta de que podrían activar a su público para que ellos mismos publicitaran sus servicios o productos: recomiendan, comparten en sus muros, opinan, sugieren etc.

Ahora ya sabemos una de las razones por las que saber manejar las redes sociales es un valor añadido para cualquier candidata o candidato que aspire a entrar en una empresa: porque le va a ayudar a cubrir la necesidad de estar ahí, en la red para crear lazos, difundir y generar información positiva de sus productos o servicios y obtener información de lo que quiere el público.

Otra razón es que de la red podrás traerte a la empresa, las ideas aportadas por los talentos que circulan por este entorno.

Quien está en las redes sociales está alineada con el futuro, con el progreso. Está en contacto con el mercado y conoce las tendencias del sector lo que a su vez permite detectar nuevas oportunidades de negocio.

Hay otra razón mucho más simple, más cotidiana. Imagínate que en tu trabajo, sea cual sea su sector, surge una duda, un problema que no es fácil abordar. Pues la forma más rápida para aclararla o solucionarla es consultando a tus contactos profesionales que están ahí aportando experiencia, conocimientos y ayuda.

Eva Ventín Lorenzo. Orientadora Laboral 2.0

 

Publicado por AMAVI

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *