Vivimos en un mundo global y desde que las redes sociales pusieron un pie en este, aún lo es más. Esto quiere decir que a cualquier oferta de trabajo que se publique en Linkedin podrán postular muchísimas candidaturas.

Dicen que en dos segundos un reclutador o reclutadora, te descartará si tu perfil es un perfil plano, vacío. Ya lo hemos dicho muchas veces: hoy cuando apenas hay diferencias de formación, incluso de experiencia, entre dos currículos, lo que hace inclinar la balanza es la actitud.

SÍ porque lo que transmitimos, no está en esa recopilación de datos personales, profesionales o de formación. Lo que habla de nosotras, es lo que se lee entre líneas. Está en la sensación que provocamos cuando nos leen.

Por ejemplo, una foto de mala calidad, o en la que aparezcamos con un semblante demasiado serio, puede transmitir tristeza, pasividad. ¿A quién le gustaría trabajar con una persona que no transmite energía positiva? Aprovechamos para recordaros que en una foto se puede sonreír, sin carcajada, que debe tener calidad y ser adecuada a la profesión. Ah! por cierto, debe ser lo más reciente posible.

Como decíamos, transmitimos sensaciones y si estamos en Linkedin debemos mostrar que le damos mucha importancia a nuestra búsqueda empleo, que nos lo tomamos en serio y eso significa no dar sensación de dejadez.

Y esa sensación negativa es una mala foto, una mala redacción, un extracto que no hable de nuestras expectativas, en qué y dónde queremos trabajar y el valor que podemos aportar a esa oferta, no retratar bien nuestra trayectoria profesional (no definir las tareas de nuestro puesto de trabajo), no hablar de nuestros logros profesionales o personales si aún no tenemos experiencia, no aportar recomendaciones y una actividad nula de nuestro perfil.

Por eso, no nos cansamos de repetir que no consiste sólo en estar en las redes sociales sino también, que hay que saber estar, esto requiere que antes de lanzarnos a crear un perfil nos demos un tiempo para analizar cuál es la información que debe estar ahí.

Eva Ventín Lorenzo. Orientadora Laboral 2.0

 

Publicado por AMAVI

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *