MAS CLAVES DE EMPLEABILIDAD: ADAPTARSE AL CAMBIO

EMPLEABILIDADEl mundo está en constante cambio y nosotras somos ciudadanas del mundo. Hemos cambiado nuestra manera de vivir, nuestros gustos, nuestros deseos, nuestras necesidades y nuestra manera de adquirir esos deseos y cubrir esas necesidades.

Las nuevas tecnologías han tenido mucho que ver en ese cambio. Internet primero, los nuevos dispositivos móviles después, han creado nuevos canales y formas de comunicación: Ya no nos hace falta, salir a un tomar un café para reunirnos con nuestras amigas y amigos porque contamos con el Facebook que se puede llevar a todas partes. .¿Quién no puede contar alguna historia bonita con esta red social?. Yo misma me he reencontrado con amigas con las que por circunstancias vitales, había perdido el contacto. Ha sido un placer el recuperarlas. También me ha permitido permanecer en contacto con alumnas de talleres que he impartido o en mi faceta de alumna, he mantenido el contacto con compañeras una vez finalizado el curso y reforzar mi amistad con ellas porque el roce hace el cariño. Otra de mis experiencias positivas, ha sido con la red profesional Linkedin: he podido incrementar mis contactos profesionales con los que he compartido información y conocimientos y que me han ayudado a solventar mis dudas a la hora de abordar un problema con el que no contaba.

Olvidándonos de nuestra faceta profesional por un momento, no podemos pasar por alto, que hemos dejado de ser simples consumidoras de información a generadoras de información. Podemos opinar y nuestra opinión cuenta. Ahora tenemos un papel activo. Si un hotel, un restaurante o , una marca comercial, no ha cumplido con nuestras expectativas o sus promesas o todo lo contrario, es fácil hacérselo saber. Otro ejemplo, son los programas de televisión tanto de entretenimiento como de divulgación o de debate que nos permiten participar aportando contenido a través de Twitter- los #hashtagsy nos gusta.

Las empresas también tienen que adaptarse a todos estos cambios y muchos más, si quieren incrementar sus ingresos y no perder cuotas de mercado. Lo contrario supondría su inviabilidad y el fracaso de su proyecto. Estas empresas requieren plantillas muy competentes que le permitan esa adaptación al cambio no sólo para mantenerse a flote sino también crecer.

Si sabemos que todo cambia y que es necesario el cambio no sólo pensando en nuestra empresa o en nuestra profesión, sino en todos los aspectos de nuestra vida para no quedarte al margen y anclada en la impotencia, ¿Por qué nos resistimos?. ¿Por qué nos cuesta tanto cambiar?.

Es posible que el factor desconexión, tenga mucho que ver. No somos capaces de interpretar el contexto en el que se desarrollan nuestras vidas: Lo que está ocurriendo aquí y ahora y lo que va a ocurrir en el futuro.

Pero lo peor es cuando siendo conscientes de lo anterior, nos encontramos bien, cómodas tal cual estamos y nos mantenemos en una zona de confort en la que hacemos las cosas como siempre se han hecho o como siempre las he hecho– lo que es peor- sin el valor de arriesgarnos a hacerlo de otra manera. Algunas personas se sentirán bien,- cada una es como es-, otras sentirán una punzada de frustración en la boca de su estómago, otras incrementarán la distancia con sus hijas e hijos, a otras no las ascenderán y otras formarán parte del ERE de tu empresas porque no son imprescindibles para ella y porque sin querer te has hecho demasiado mayor, aun siendo joven.

Quizás lo que falla es nuestra capacidad de esfuerzo porque cambiar requiere esforzarse. Permanecer igual, no cuesta nada. Pero ojo!, el inmovilismo tiene sus riesgos también: el riesgo de que sean otras u otros quienes nos muevan hacia un destino que no habíamos planificado.

¿Te resistes a cambiar?. Cuéntanos por qué. Cuéntanos tu experiencia.

Eva Ventín Lorenzo. Orientadora Laboral 2.0

 

Publicado por AMAVI

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *